La mejor rentabilidad de tu negocio o trabajo: Eres TÚ. Meditación o Mindfulness.

Podemos poner todo nuestro empeño, esfuerzo y energías en estos tiempos de incertidumbre en nuestro trabajo, para que avance, crezca y funcione, pero hay un pilar, el más importante de todos, que eres TÚ y tu salud.

 

TÚ y tu salud.

Si este pilar se tambalea, flaquea o se cae, el resto se va detrás

 

 

Vamos a hacer un repaso a los consejos básicos de la salud, para poder tener  herramientas de acción para el bienestar  y  mantenerse fuerte, sano, optimista, dentro de lo que se pueda.

Pilares fundamentales :

1- Mentalidad sana

2- Deporte

3- Alimentación

4- Descanso

En este artículo nos centraremos en  los orígenes, la historia y los beneficios demostrados por la ciencia, en la  práctica de la meditación o mindfulness para la mentalidad sana, el pilar número 1 de la lista.

La meditación surgió en Kapilavastu, en la actual frontera entre Nepal y la India, hace dos mil seiscientos  años, aproximadamente. En un ambiente palaciego. En este lugar un hombre, descendiente de Suddhodana, rey de los Sakya, llamado Siddharta Gautama, constituye la primera referencia histórica con la que hoy contamos.

A los treinta años decidió renunciar al lujo de la vida de palacio para encontrar la respuesta al problema del dolor y del sufrimiento humano. Comenzó  así, una vida de intensa meditación.

Después de siete años de búsqueda, mientras estaba en meditación profunda bajo una higuera conocida como el árbol de Bodhi, el árbol de sabiduría, experimentó el grado más alto de conciencia llamado Nirvana. En sus propias palabras: “La realidad que vino a mí es profunda y difícil de ver o entender porque está más allá del pensamiento”. A partir de su iluminación, Siddartha Gautama fue conocido como Buda, “el Iluminado”.

La esencia de su pensamiento y filosofía sobrevivió a pesar de no dejar nada escrito  y se trasmitió de boca en boca hasta llegar a nuestros días.

Buda desveló e inició las enseñanzas de  Las Cuatro Nobles Verdades que son la sustancia de su iluminación, haciendo lo que hoy podríamos describir como una ciencia interna, basada en la auto- observación.

Las cuatro Nobles Verdades son consideradas como el fundamento central de las enseñanzas de Buda. Su importancia fundamental se refleja en el hecho de que se encuentra presente en todas o casi todas las tradiciones o escuelas budistas desde las primeras escuelas del budismo temprano hasta la actualidad.

 
Las cuatro Nobles Verdades son consideradas como el fundamento central de las enseñanzas de Buda

 

 

Las cuatro Nobles verdades:

  1. La verdad del sufrimiento

La primera verdad nos dice: el nacimiento, la vejez, la enfermedad, la muerte, son sufrimiento; la unión con lo que es desagradable es sufrimiento; la separación de lo que es agradable es sufrimiento; no obtener lo que uno quiere es sufrimiento.

  1. La verdad del origen sufrimiento

La segunda verdad es que el origen del sufrimiento es el deseo y antojos, pero aunque los logremos satisfacer, la satisfacción es solo pasajera. El placer no es duradero, y aunque lo fuera, se vuelve monótono.

  1. La verdad de la cesación del deseo

La tercera verdad es que la cesación del sufrimiento es el desapego y  la renuncia a este deseo.

Para ello debemos aprender a vivir al ritmo de cada día .Liberarnos del apego que tenemos hacia las personas, hacia cosas materiales, hacia las emociones y sensaciones. Y solo así podemos alcanzar la felicidad  y ser libres.

  1. La verdad del sendero

Tener la perspectiva correcta, la intención correcta, la palabra correcta, la acción correcta, el correcto modo de subsistencia, el esfuerzo correcto, la atención correcta y  la concentración correcta.

La tradición señala:  la primera noble verdad, la verdad del sufrimiento, debe ser entendida; la segunda verdad, la verdad del origen del sufrimiento (o el deseo), debe ser abandonada; la tercera verdad, la verdad de la cesación del sufrimiento, debe ser realizada; y la cuarta verdad, la verdad del sendero, debe ser desarrollada.

Dónde y cuándo aparece la palabra Mindfulness, que es lo mismo que decir meditación:

La palabra Mindfulness ,traducida al inglés en el libro : The Miracle of Being Awake, por el monje Thich Nhat Hanh proviene de la palabra “Pali Sati”. Sati,  se traduce al castellano como: consciencia plena o atención plena. Haciendo referencia a una atención consciente y pura no conceptual.

 
Fueron las instituciones religiosas quienes hicieron popular la  práctica de la meditación en oriente y no fue hasta finales del siglo XIX, por medio de la colonización británica de la India que el imperio europeo conoció las prácticas.
 

Fueron las instituciones religiosas quienes hicieron popular esta práctica en oriente y no fue hasta finales del siglo XIX, por medio de la colonización británica de la India que el imperio europeo conoció este tipo de meditación.

Años más tarde el Dr. John Kabat-Zinn, fundador y ex director ejecutivo del Center for Mindfulness in Medicine, Health Care and Society en la Escuela de Medicina de la Universidad de Massachusetts y presidente fundador de la Consortium of Academic Health Centers for Integrative Medicine, quien  incluye distintas prácticas de medicina integrativa en sus pacientes, entre ellas la meditación o mindfulness y  funda en 1979  la Stress Reduction Clinic en la misma universidad de Massachusetts.

También forma parte de El Mind and Life Institute, una organización sin ánimo de lucro dedicada a explorar la relación entre la ciencia y el budismo como metodologías hacia el entendimiento de la naturaleza de la realidad.

El instituto tiene como asociados a científicos destacados, y a practicantes budistas, el más notable de los cuales es Tenzin Gyatso, el 14to. Dalai Lama.

Después de los estudios pioneros de la Universidad de Massachusets, a pesar de los resultados positivos, la comunidad científica fue bastante escéptica hasta los años 90.

 
Como indica el Dr. Ronald Siegel, de la Universidad de Harvard, pocos se atrevían a decir en público que utilizaban la meditación budista en sus consultas, por miedo a ser criticados

 

 

Como indica el Dr. Ronald Siegel, de la Universidad de Harvard, pocos se atrevían a decir en público que utilizaban la meditación budista en sus consultas, por miedo a ser criticados, pero lo cierto es que los resultados eran muy positivos en varios campos, entre ellos el aumento de la autoestima y el bienestar.

En el año 2005 en la portada de la revista National Geographic , aparecía un monje tibetano, con su cabeza cubierta por 128 electrodos.

 
¿Qué secretos guardan los cerebros de esas personas que han dedicado años y años a la práctica de la meditación budista?

 

 

Probablemente fue la mejor representación gráfica de la pregunta: ¿Qué secretos guardan los cerebros de esas personas que han dedicado años y años a la práctica de la meditación budista?

Zoran Josipovic, investigador y profesor adjunto de la Universidad de Nueva York dice que ha estado escudriñando los cerebros de monjes budistas mientras están meditando en un intento de entender de qué manera sus cerebros se reorganizan durante el ejercicio.

Desde 2008, el investigador ha estado poniendo las mentes y los cuerpos de prominentes figuras budistas dentro de una máquina de imágenes de resonancia magnética funcional, de cinco toneladas.

El escáner rastrea el flujo sanguíneo dentro de la cabeza de los monjes mientras éstos meditan dentro de las paredes de la máquina, las que reproducen el eco de un ritmo musical cuando la máquina está en funciones.

El doctor Josipovic, quien también oficia de monje budista, dice que espera averiguar cómo algunos meditadores consiguen un estado de “no dualidad” o de “unicidad” con el mundo, una especie de conciencia unificadora entre la persona y su medio.

“Algo que la meditación les da a quienes la practican frecuentemente es el cultivo de la atención”, comenta el Dr. Josipovic, agregando que el dominio de esa habilidad puede conducir a una forma de ser más tranquila y feliz.

El estudio de la meditación, particularmente en los últimos diez años, se ha mostrado muy prometedor porque apunta a la habilidad del cerebro de cambiar y optimizarse de una manera en que no creíamos posible.

Cuando alguien se relaja hasta un estado de “unicidad”, las redes neurológicas en los practicantes avanzados cambian en la medida en que se rebaja la pared entre la persona y el ambiente en que se desenvuelve, dice Josipovic.

Y esta reorganización del cerebro puede conducir a que algunos meditadores afirmen estar en profunda armonía con el ambiente que los rodea.

Josipovic dice que el cerebro parece estar organizado en dos sistemas de redes: la red extrínseca y la intrínseca o establecida.

La parte extrínseca del cerebro se activa cuando el individuo acomete tareas externas, tales como hacer deportes o servirse una taza de café.

La parte intrínseca o establecida aflora cuando la gente reflexiona en asuntos que los involucran a ellos mismos y sus emociones.

Sin embargo, estas redes está raramente activas en forma plena al mismo tiempo. Y como en un balancín, cuando una adquiere preeminencia, la otra baja, y viceversa.

El tejido neurológico les permite a los individuos concentrarse más fácilmente en una tarea a la vez, sin ser consumido por distracciones, tales como el soñar despierto.

El científico descubrió que algunos monjes budistas y otros experimentados meditadores tienen la habilidad de mantener ambas redes activas, al mismo tiempo, durante la meditación, lo que implica que han encontrado la forma de elevar los dos lados del balancín al mismo tiempo.

Y el doctor Josipovic cree que esta habilidad de manejar ambos sistemas de redes al mismo tiempo puede conducir a los monjes a experimentar un armónico sentimiento de “unicidad” con el medio que nos rodea.

En la primera década del siglo XXI Richard Davidson Richard J. Davidson , profesor de psicología y psiquiatría en la Universidad de Wisconsin – Madison, así como fundador y presidente del Centro de Mentes Saludables y su equipo de la Universidad de Wisconsin estudian los efectos de la meditación en los monjes tibetanos.

Los resultados hallados, junto con los obtenidos por otros equipos de investigación, les  permitieron  afirmar que las técnicas de meditación budista estudiadas, llegan a producir cambios beneficiosos y profundos en el cerebro.

 
Quienes practicaron la meditación durante un largo tiempo mostraron activación cerebral a una escala que nunca habíamos visto antes.
 

Richard J. Davidson, descubrió que quienes practicaron la meditación durante un largo tiempo “mostraron activación cerebral a una escala que nunca habíamos visto antes”, a lo que añade que “su práctica mental está teniendo efectos en el cerebro de la misma forma que la práctica del golf o el tenis mejoran el rendimiento”.

Para Zoran Josipovic, investigador en neurología de la Universidad de Nueva York y monje budista, la investigación sobre la meditación “es muy promisoria, porque señala la capacidad del cerebro para cambiar y optimizarse de maneras que no sabíamos que eran posibles”.La mente no dual, aquella a la que aspiran los practicantes y en la cual la aversión y el deseo han sido rebasados, podría ser la contraparte del hecho de que las zonas del cerebro responsables del amor y del odio funcionan bajo patrones muy similares.

Otros estudios, por ejemplo el llevado a cabo por la Universidad de Harvard, y el Instituto Bender de Neuroimagen, han encontrado que con programas de entrenamiento en mindfulness, personas sin experiencia previa en meditación obtienen transformaciones beneficiosas en sus cerebros con sólo ocho semanas de práctica.

Una verdadera desconexión del mundo que calme nuestra mente con meditación puede ayudar a recargar nuestra salud física, emocional y mental.

Un estudio publicado en la revista Psychosomatic Medicine descubrió que el entrenamiento de la meditación puede aumentar los niveles de anticuerpos -proteínas producidas por el sistema inmunológico del cuerpo cuando detecta antígenos en sólo ocho semanas.

La meditación aumenta la actividad en la corteza pre-frontal, la península anterior derecha, y el hipocampo derecho. Todas partes que controlan la emoción positiva, la conciencia y la ansiedad. Estas regiones del cerebro también actúan como un centro de mando para el sistema inmunológico, por lo que al ser estimulados, ayudan a que funcione de manera más eficaz. Esto sugiere que un breve programa de entrenamiento y práctica en la meditación consciente, tiene efectos demostrables sobre el cerebro y la función inmune.

La extensa investigación publicada sobre la  meditación trascendental también ha encontrado una amplia gama de beneficios que incluyen:

  • Una mayor calma a lo largo de todo el día
  • Reducción en cortisol (La hormona del estrés)
  • Normalización de la tensión sanguínea
  • Reducción del riesgo de infarto y derrame
  • Reducción de la ansiedad y estrés
  • Mejor funcionamiento cerebral y de la memoria

Es posible incrementar la empatía, cuando sincronizamos nuestro estado de ánimo con las emociones de otra persona. La Universidad de Stanford tiene todo un instituto de investigación dedicado a la empatía y el altruismo.

 
Desde sus orígenes nos llega hoy con más fuerza que nunca la práctica del Mindfulness.
 

Así pues desde sus orígenes nos llega hoy con más fuerza que nunca la práctica del Mindfulness. Pura filosofía budista adaptada al mundo occidental.La cual  se está consolidando como una de las herramientas con más aceptación para mejorar nuestra actividad mental y poder conseguir mejorar nuestras vidas en muchos aspectos.

No hay que olvidar los otros tres pilares para la salud:

Deporte, alimentación y descanso, pero sin duda la paz y la calma en nuestra mente es una tarea a conseguir para poder tener una vida plena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *