Vivir con Mascarillas

En 2020 las mascarillas se han convertido en un dispensable en nuestras vidas. Hasta ahora, no era normal llevar mascarillas por la calle, hacer ejercicio con ellas o ir al supermercado con ellas. Ya no le vemos la cara entera a las personas, hemos pasado a conocer a las personas por la mitad superior de la cara, no sabemos cómo es su rostro al completo.

Hemos tenido que adaptarnos a una nueva normalidad en la que las mascarillas se van a quedar para un largo tiempo o quien sabe, para siempre.

Responsabilidad social

Ahora más que nunca la responsabilidad social es indispensable para seguir adelante. La cooperación de la sociedad y que cada ciudadano tenga responsabilidad social es necesario para que la situación no se agrave y mejore. Las acciones de cada ciudadano deben de tener responsabilidad social. Tenemos que pasar de un pensamiento individual a un pensamiento colectivo para superar esta crisis. Ya no solo somos nosotros mismos, somos todos y tenemos que luchar en equipo ante este virus que hemos conocido en el año 2020 y que nos ha cambiado la manera de convivir que teníamos hasta ahora.
Dentro de esta responsabilidad social se encuentran las mascarillas y su uso. Si hacemos un buen uso de las mascarillas prevendremos contagiar a los demás si nos encontramos enfermos y, por lo tanto, se reducirán los contagios. De este modo, el uso de la mascarilla es esencial para que la incidencia del virus disminuya y podamos continuar con nuestras vidas sanos.
El uso de la mascarilla como hemos comentado anteriormente, es esencial para no transmitir el virus a los demás habitantes con los que convivimos, pero es su uso es vital porque puede haber personas infectadas por el virus y ser asintomáticas. Por lo que, aunque ellos no sientan que están enfermos, pueden transmitir la enfermedad. Pero si estas personas asintomáticas llevan mascarilla, no podrán transmitir el virus y podremos controlar los contagios.
Ahora más que nunca la responsabilidad social es indispensable para seguir adelante.

Tipos de mascarillas

El pasado 10 de abril de 2020 el Gobierno Español recomendó el uso de las mascarillas entre sus habitantes para combatir el virus.
Existen distintos tipos de mascarillas, cada una recomendada para una situación. A continuación, explicaremos cada tipo, que funciones cumple cada una y para qué situación tendríamos que usarlas.
            -Mascarillas higiénicas
Las mascarillas higiénicas son las mascarillas que sirven como barrera para la transmisión de la enfermedad. Son las más comunes y las que menos protección ofrecen.
El habitante que lleva la mascarilla no propaga el virus, pero si se le acerca alguien que no lleva mascarilla, podría infectarlo. Por lo que, si todo el mundo llevase mascarillas de este tipo podríamos parar el virus.
Existen mascarillas higiénicas no reutilizables o reutilizables, que podremos usarlas más de una vez desinfectándolas de manera adecuada.
            -Mascarillas quirúrgicas
Las mascarillas quirúrgicas como su propio nombre indica, tienen su origen en las cirugías y en otros procedimientos sanitarios. Al igual que las mascarillas higiénicas, son una protección hacia los demás y además ofrecen una protección parcial de fuera hacia dentro.
En este caso no existen las mascarillas reutilizables, solo tendremos mascarillas quirúrgicas no reutilizables. Este tipo de mascarillas no es recomendable usarlas más de cuatro horas.
            -Mascarillas filtrantes
En el caso de las mascarillas filtrantes, están recomendadas solamente para los sanitarios y los médicos, no para todos los habitantes.
Este tipo de mascarillas funcionan tanto como barrera de transmisión como de protección. Son las únicas que actúan como protección de los dos sentidos, pero como hemos comentado están recomendadas para los sanitarios.
Tenemos dos tipos de mascarillas filtrantes: FFP2 y FFP3.
            -Mascarillas caseras
Antes de nada, hay que mencionar que las mascarillas caseras no tienen ningún certificado, por lo que, sería conveniente utilizar mascarillas con certificado oficial.
Durante la cuarentena mucha gente empezó a producir mascarillas caseras, en las que con un trozo de tela creaban mascarillas y les colocaban un filtro en el interior.
Tenemos que tener cuidado y ser conscientes que este tipo de mascarillas puede que no tengan el efecto que buscamos o que pueden no ser eficaces.

Uso de las mascarillas y dónde tirarlas

Cada tipo de mascarillas tienen un tiempo de uso específico, el cual tendremos que tener en cuenta.
Cada tipo de mascarillas tienen un tiempo de uso específico, el cual tendremos que tener en cuenta. En el caso de las mascarillas higiénicas y quirúrgicas su uso es recomendable que no se exceda a las 4 horas y en el caso de las mascarillas quirúrgicas reutilizables tener en cuenta las instrucciones del fabricante a la hora de desinfectarlas para poder usarlas de nuevo. Sin embargo, en el caso de las mascarillas filtrantes su tiempo de uso aumenta a 8 horas, pero no son reutilizables.
Estas son las recomendaciones que hace la OMS (Organización Mundial de la Salud) para el uso de las mascarillas:
            -Lavarse las manos antes de la colocación de la mascarilla
            -Comprobar que la mascarilla no está sucia, rota o mojada
-Ajustarse la mascarilla a la cara de modo que no quede ninguna apertura a los lados, cubriéndose la nariz, la boca y la barbilla
-Evitar tocar la mascarilla
-Antes de quitarse la mascarilla lavarse las manos, y una vez que nos quitemos la mascarilla mantenerla alejada del rostro
-Quitarse la mascarilla con ayuda de las tiras situadas a los lados y lavarse las manos al terminar de quitárnosla
-Guardar la mascarilla en una bolsa de plástico o en algún lugar cerrado
-No compartir mascarillas con otras personas, su uso es único e intransferible
-No reutilizar las mascarillas a no ser que indique que sean reutilizables
Es importante seguir las indicaciones y las recomendaciones de las organizaciones de la salud, como las órdenes del Gobierno del Estado.
Una vez que usemos la mascarilla es importante saber dónde tenemos que tirarla y deshacernos de ella. Son muchos los casos en los que nos hemos encontrado con mascarillas tiradas por la calle, tiradas en los contenedores en los que no corresponden o hasta en el mar.
Las mascarillas usadas hay que tirarlas al contenedor de residuos, no al contenedor marrón ni al azul.
Esta es la manera de poder deshacernos de ellas de manera adecuada y que no supongan un peligro para el medioambiente, para que no supongan un futuro problema ambiental.
Según Ecoembes, las mascarillas no se pueden reciclar, por lo tanto, deben ir al contenedor de residuos. El color de estos contenedores será gris o verde, según el municipio.
Como hemos comentado anteriormente, la responsabilidad social es esencial, y en este caso también tenemos que tener responsabilidad social y deshacernos de las mascarillas de una manera adecuada, para que no sea contraproducente para el mundo.

Moda de las mascarillas

Las mascarillas han entrado en nuestra vida para quedarse, no sabemos cuanto tiempo, pero por ahora van a vivir junto a nosotros. Cada persona tiene sus gustos propios y su estilo, y por eso, no a todo el mundo le gustan los colores o estilos de las mascarillas higiénicas o quirúrgicas, por ejemplo.
Como hemos comentado anteriormente, ya hubo quien se las empezó a fabricar con su propio estilo y con sus propios gustos durante la cuarentena. Ahora mismo, las empresas son quienes han empezado a fabricas distintas mascarillas. Tenemos mascarillas de diferentes colores, estampados, con opción de personalización o hasta mascarillas de marcas de lujo como Gucci o Louis Vuitton.
Lo que está claro es que las mascarillas se han convertido en un nuevo accesorio de nuestro día a día.
Lo único distinto es que no podemos escoger si ponérnoslo un día sí y al siguiente no, sino que las tenemos que llevar siempre, no hay opción.
Las empresas, precisamente las textiles, se han aprovechado de que la mascarilla es una prenda nueva de nuestro armario y han creado distintos modelos, junto con nuevos accesorios para esta nueva prenda.
            -Cadenas para llevar la mascarilla
Todos hemos visto a personas que llevan la mascarilla colgando del codo o del brazo. Alguna vez también nos ha podido pasar que no sabemos donde dejar la mascarilla cuando vamos a comer. Para resolver estos problemas, las empresas han empezado a fabricar cadenas para sujetar la mascarilla al cuello y así poder sujetarla cuando nos la tengamos que quitar.
Las tenemos de distintas larguras, disantos colores, distintas telas o hasta de abalorios. Hay miles de opciones en el mercado.
            -Cajas para meter la mascarilla
Una vez que llegamos a casa y no tenemos que usar más tiempo la mascarilla, podemos encontrarnos con el problema de no saber donde guardarla para no contaminar el ambiente u otros espacios de la casa. En este caso, las cajas diseñadas para meter mascarillas nos aportaran el aislamiento necesario de estas para poder usarlas de nuevo sin haber contaminado otros espacios.
Además de su propia seguridad, la caja nos aporta la prevención de contaminaciones como el polvo o la humedad.
            -Soportes para llevar la mascarilla
También conocidos como salvaorejas, los soportes de las mascarillas son un utensilio que se usa para que nuestras orejas no sufran con la mascarilla.
Es una diadema hecha con un material flexible que nos permite llevar durante horas la mascarilla sin que nuestras orejas sufran de dolor. Las tenemos de diferentes colores o estampados y se ajustan a cada persona
Hoy en día las mascarillas son una prenda indispensable que todos tenemos que tener, y las empresas nos permiten tener a nuestra mano mascarillas más “bonitas” al alcance y que ponérnoslas sea menos incómodo.
En este caso, que las mascarillas tengan dibujos o estampados puede ayudarnos a que los pequeños de la casa se las pongan más fácilmente. Les puede costar menos ponérsela si su dibujo favorito sale en ella o es de su color favorito.
Siempre teniendo en cuenta la eficacia de cada una de ellas.
Tenemos que tener cuidado con las mascarillas que no son seguras y no son eficaces.

Mercado de mascarillas falsas

Al igual que las empresas han empezado a fabricar mascarillas con diferentes estampados, la fabricación de mascarillas falsas o no homologadas ha incrementado.
La demanda de mascarillas en el mundo se ha incrementado exponencialmente durante este año 2020, y junto con la subida de la demanda, el número de fabricantes también ha aumentado notoriamente. En este momento, las mascarillas se suministran por numerosos cauces y las formas de falsificación cada vez están más avanzadas.
Tenemos que ser capaces para identificar si una mascarilla es efectiva o no, porque si no, puede suponer un riesgo para nuestra salud y la de los demás. El Gobierno de España pide seguir las siguientes indicaciones para identificar si una mascarilla es falsa o no.
Para empezar, en el etiquetado debe aparecer la referencia a la norma UNE, la cual es validada por el Estado para fabricarlas.
En el caso de las mascarillas higiénicas no reutilizables para adultos aparecerá la referencia “UNE 0064-1:2020”, en las mascarillas higiénicas no reutilizables para niños aparecerá la referencia “UNE 0064-2:2020”, y en las mascarillas higiénicas reutilizables tanto para adultos como niños aparecerá la referencia “UNE 0065:2020”. Esta sería la primera indicación a tener en cuenta si son mascarillas falsas o no.
Después, tendremos que tener fijarnos si las mascarillas además de tener la referencia anteriormente indicada, los siguientes datos: el nombre del fabricante, nombre del producto, la talla, indicar si es reutilizable o no, instrucciones de uso, material del que están hechas y en el caso de que fueran reutilizables, información sobre el mantenimiento como número de lavados e indicar como lavarla. Aunque hagamos la compra de las mascarillas por internet, el Ministerio de Sanidad indica que estos datos previamente mencionados tienen que aparecer también en la etiqueta del producto.
En el caso de las mascarillas quirúrgicas, son solamente las farmacias quienes pueden vender este tipo de mascarillas sin envasar según la guía de Consumo. Estos son los datos que deberían de ir indicados en la etiqueta:
            -Fabricante
            -Marcado CE. Asegura que el producto cumple con la legislación.
-La referencia a la norma “UNE EN 14683” indica que la mascarilla cumple un estándar de calidad.
            -Debe indicarse que tipo son: Tipo I, Tipo II o Tipo IIR.
Por último, en el caso de los EPI (Equipos de Protección Individual) son el tercer tipo de mascarillas que hemos visto anteriormente. Este tipo de mascarillas filtran el aire y sirven como protección de ambos sentidos. El Gobierno recomienda su uso a los profesionales sanitarios. Podemos encontrar este tipo de mascarillas en las farmacias, en grandes superficies o en establecimientos especializados.
Este tipo de mascarillas tiene que seguir las siguientes indicaciones: el fabricante, el marcado CE que también aparece en las mascarillas quirúrgicas seguido de cuatro números, los cuales podemos encontrar cuales son en la página oficial de la Comisión Europea. Además de las dos indicaciones mencionadas, también tendrá que aparecer si es reutilizable (R) o si no son reutilizables (NR), y que tipo de mascarilla son, FFP1, FFP2 o FPP3 junto con el tipo de filtro que llevan contra las partículas, P1, P2 o P3.
Para terminar, os indicamos que el Ministerio de Sanidad recomienda el uso de las mascarillas higiénicas a las personas sanas, sin olvidarse de las medidas de higiene y distanciamiento social para luchar contra esta pandemia. Las mascarillas son una medida complementaria, hay que tener en cuenta las medidas de higiene y distanciamiento también.

Tips para llevar mascarillas

Por último, vamos a proponerte unos cuantos tips y vamos a darte unas recomendaciones que tendrás que tener en cuenta para llevar mascarilla. Pueden ser unas recomendaciones simples y sencillas, pero que pueden servir para mucho.
La primera y la más importante de todas, llevar mascarilla no te protege completamente del virus. Como hemos comentado anteriormente, es una medida complementaria.
Además de llevar mascarilla, la distancia social y la higiene son imprescindibles para no contraer el virus.
No podemos pensar que solo llevando mascarilla estamos libres de infectarnos. Tenemos que tener cuidado y seguir las medidas establecidas por el Gobierno.
En este año 2020, aparte de las mascarillas, hemos visto quienes han optado por llevar pantallas faciales en vez de mascarillas. Varios estudios indican que las pantallas no son tan eficaces como las mascarillas, y que en el caso de que quieras optar por llevar una pantalla facial, el uso de la mascarilla seguiría siendo recomendable, ya que la mascarilla ofrece una prevención respiratoria que la pantalla no nos ofrece.
Como hemos venido comentado anteriormente, las mascarillas higiénicas y las quirúrgicas no nos sirven para protegernos del virus. Este tipo de mascarillas previenen que nosotros no contagiemos a los demás, pero no nos protegen. De esta forma, si todos llevamos mascarilla podremos frenar el virus, pero será necesario mantener la distancia social y una buena higiene.
La durabilidad de las mascarillas es esencial. Como indica el Gobierno, no es recomendable usar más de cuatro horas mascarillas higiénicas o quirúrgicas, y en el caso de las filtrantes más de 8 horas, ya que su efectividad puede verse afectada.
Otro aspecto a tener en cuenta es la forma de desinfección de las mismas. Para ello, existen varios métodos de desinfección. Por un lado, lavar la mascarilla en la lavadora a temperatura de 60 o 90 grados, según indique en la etiqueta de la mascarilla o utilizar productos viricidas. Para saber que productos viricidas son efectivos, el Ministerio de Sanidad tiene colgado un documento en la web oficial con un listado de ellos.
Por otro lado, debemos desechar las mascarillas no reutilizables de manera consciente de que, si no las tiramos al contenedor que indica, podríamos estar fomentando un programa de medioambiente global. Las mascarillas tienen que ir al contenedor de residuos, los cuales serán de color gris o verde, dependiendo en el municipio del que vivamos.
Otro de los problemas que nos podemos encontrar al llevar mascarilla, es que se nos empañen las gafas. Las lentes se empañan cuando al aire exhalado de nuestra boca, entra en contacto con las lentes frías. De modo que, cuanto más cerca tengamos las gafas de la boca, más se nos empañarán las gafas.
Para poder solucionar este problema el mercado ofrece distintos esprays o tratamientos antivaho. Además de estos productos os proponemos dos trucos caseros para poder solucionar el problema. Por un lado, colocarnos las gafas por encima de la mascarilla y por otro lado, podemos fijar un trozo pequeño de esparadrapo a la parte superior de la mascarilla para que se nos adhiera de forma correcta a la nariz y no se despegue.
Lo que está claro es que la mascarilla ha venido para quedarse, no sabemos por cuanto tiempo, pero por ahora tenemos que acostumbrarnos a llevarla cada día.
Es importante también seguir las recomendaciones que nos dan las organizaciones mundiales como la Organización Mundial de la Salud o la Comisión Europea, pero también tendremos que seguir las recomendaciones que nos dan tanto del Gobierno de España como del Ministerio de Sanidad.
Es necesario también dejar de pensar solamente en nosotros mismos, y comenzar a pensar colectivamente, tener responsabilidad social. Para superar esta pandemia tendremos que luchar todos juntos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *